22 may. 2018

Au Revoir "HEBE"...

Si, esto no va de mapas ni gises ni leches... va de ¡¡¡¡música!!!!!

Ayer nos desayunábamos muchos con un comunicado, desgraciadamente nada sorprendente, pero que nadie deseaba que llegase. Otra de las salas míticas del panorama del rock madrileño cierra sus puertas, la sala HEBE de Vallekas, de momento de forma temporal, aunque ya han avisado de que si las condiciones no cambian pronto, será inviable su reapertura.

“Hola, queremos informaros que hemos tomado la decisión de cerrer el Hebe. Esperamos que esto sea una medida provisional, pero es difícil, esto se está alargando muchísimo. Y lo de no poder hacer conciertos nos supone unas pérdidas económicas que no podemos soportar, sobre todo viendo que en los próximos meses no vamos a poder solucionar nada. Esta decisión es dolorosa después de más de 38 años de vida, nos duele sobre todo por los grupos, porque sabemos las dificultades que tienen para encontrar locales donde tocar, pero no tenemos más remedio. El 26 de mayo será el último día que abriremos. Ha sido un honor estar toda una vida con vosotros. Un saludo”


Foto portada de la Sala Hebe en Facebook

38 años, desde Febrero de 1980 lleva abierto el "Hebe", tal como reza el grafiti que adorna la fachada del local. Yo, por aquel entonces era un mierdecilla de 5 años y medio, pero recuerdo perfectamente a mis hermanos, ya adolescentes, decir cuando salían "nos vamos al Hebe". Y ahí ha seguido, viendo grupo tras grupo pasar, sobre todo en sus primeros pasos en el cruel mundo de la música. Obús, SKA-P,  Mägo de Oz, Boikot... son algunos de esos.

El motivo central es que el área de movilidad del Ayuntamiento de Madrid pidió que se instalase en el local un limitador de sonido, lo que de por sí hace inviable la celebración de conciertos. “A pesar de haber llevado a cabo una obra de insonorización en el vestíbulo, nos siguen poniendo problemas”, lamentaban días atrás. Esto ha obligado a la sala a cancelar todos los conciertos que tenía programados y de ahí las dificultades para manternerse en pie.

Lamentablemente esto no es un hecho aislado, ni en Vallekas ni en Madrid, ni desgraciadamente en todo el puñetero país, grandes iconos de la escena del rock han ido cayendo desde mediados de los 90, empezando por la sala Canciller, "el canci" en San Blas o, más recientemente, el Excalibur así como otros garitos rockeros, tipo la Urbe, que cerraron para convertirse en una sala "regettonera" de la que servidor ya no se ha ocupado de saber de su existencia.

Yo, personalmente, le recomendaría al Ayuntamiento de Madrid que, aunque sea por razones históricas, de algo de tregua y ponga alguna que otra facilidad a todos estos locales que tratan de mantener viva la ilusión de mucha gente que quiere ganarse la vida con la música. Arrastrarse por todas partes cobrando una miseria (o no cobrando) porque les apasiona lo que hacen es muy duro y, desde luego, sin el apoyo de locales como el Hebe, jamás saldrán adelante.

Larga vida al Hebe!!!!!!!




0 comentarios:

Publicar un comentario