13 may. 2014

El ajedrez de Norteamérica

Cómo se forman las fronteras entre países puede ser el resultado de la evolución histórica de culturas, religiones, guerras, colonialismo, política, etc. Y esto mismo ocurre en general con las fronteras y delimitaciones administrativas dentro de un propio país.

Este rollo viene a que el otro día me estaba preguntando cómo se habían formado los estados de Estados Unidos, y me puse a averiguar sobre el tema. Si uno se fija en el mapa de los estados es cierto, que  al este del Mississippi, la trama de fronteras, tiene un “desorden” lógico o como mínimo el que encontramos en la mayoría de lugares del planeta. Pero si avanzamos hacia el oeste y cruzamos el río, uno entra en un tablero de ajedrez en el qué rectas kilométricas marcan la diferencia entre un estado y otro.

¿Cómo se definen las fronteras de un nuevo territorio que se va ocupando y en el que no hay ninguna referencia cultural o demográfica que pueda ayudar a definir un límite? Uno podría primero pensar en elementos geográficos, ya sean ríos, sierras, valles etc. y no será porque en Estados Unidos no los haya. Pero en este caso no fue del todo así, y de hecho, como en el caso de California, éstos les daban un poco igual.


Y es lógico que no sea así en territorio mayormente deshabitado en origen, pues a nivel humano no importa un lado u otro. Es por ello que la mejor manera que se le ocurrió al gobierno de Estados Unidos para anexionar sus territorios fue tan sencilla como mirar un mapa con sus líneas de latitud y longitud y empezar a trazar fronteras. De esta forma, excepto algún caso puntual, los estados al oeste  del Mississippi se delimitan  tan sencillamente como coger un par de líneas de latitud y otras de longitud y voilá…un estado más.


El proceso no siempre fue justo o arbitrario, pues en la formación de estados siempre había intereses o “manos negras” para alcanzar el siguiente paralelo o meridiano y ganar superficie. Aquí van algunos ejemplos de singularidades que he encontrado cotilleando por ahí en las fronteras de algunos de estos estados.

Nevada
Una vez ganado todo el territorio del Suroeste americano a México (territorio sin gobierno cedido por México) Nevada formaba la parte que colindaba con California del territorio de Utah.

En estas que estalla la guerra de Secesión y el enfrentamiento Norte-Sur. Lincoln quería aprobar una enmienda de abolición de la esclavitud para la que necesitaba la mayoría de la representación de la cámara, y la población de Nevada se conocía como favorable indiscutiblemente a la Unión. Lógicamente, al no ser estado, no tenía representación en las cámaras, y es por ello que Lincoln quería que ésta se estableciera como tal.

Aun así, para formar estado, la Ordenanza del Noroeste de 1787, establecía unas normas a cumplir entre las que estaba el disponer de 60.000 habitantes residentes. Este territorio no alcanzaba tal cifra y lo que hizo Lincoln es en primer lugar desplazar la frontera del territorio hacia el este, comiéndose parte de Utah. Con estas, se seguía sin alcanzar la cifra mágica por lo que puestos a dibujar fronteras, lo que hizo a Lincoln fue decir, ya que Nevada no dispone de abastecimiento de agua propio y Arizona ha apoyado al sur durante la guerra, me como un pedazo de dicho estado hasta el Río Colorado. Es cierto que ni con estas alcanzaba el umbral de población necesario, por lo que definitivamente y sin mayor excusa, Lincoln se pasó por el forro la constitución, y en 1864 estableció Nevada como nuevo estado de Estados Unidos. Es decir que, principalmente un tema de asegurarse votos y las excusas de una mala elección de bando en la guerra y el abastecimiento de agua, conformó la forma actual de Nevada, Utah y Arizona.

Oregón y Washington

Estos estados pertenecían en su día al Oregón County (según Estados Unidos) o al Columbia District (según el Reino Unido). Ambos países estaban presentes en la zona debido al potencial desarrollado por sus respectivas compañías de comercio de pieles. La división de este territorio ya venía dada previamente, pues se concebía como el territorio desorganizado que ocupaba el noroeste de la línea divisoria continental americana, entre la Rusia Americana (paralelo 54º 40’N) y la frontera de nueva España, lo que a la postre sería California (hasta el paralelo 42N).

Mientras las dos naciones se disputaban la región allá por el 1818, se firmó el tratado de diez años de ocupación conjunta por el que acordaban convivir mientras discutían donde se ponía la frontera. Los americanos proponían el paralelo 49N, pues es el que ya marcaba la frontera entre Estados Unidos y el Reino Unido más allá de las Rocosas, mientras que los del Reino Unido querían bajar hasta el Río Columbia.
Pasados los diez años y todavía sin consenso, se acordó continuar con esta fórmula hasta 1844, periodo en el que la presencia de nuevos colonos americanos se disparó por la apertura del Oregón Trail. Bajo estas circunstancias la presión para alcanzar un acuerdo era mayor y los americanos, ahora con mayor presencia, ya pedían hasta el paralelo 54º40’N. De esta forma, después de 30 años de regateo cual mercadillo, se llegó a definir la frontera en el paralelo 49N, como al principio se había dicho. Eso sí, con el descontento de los británicos canadienses del norte para con la corona británica por no defender sus intereses, y quien sabe, uno de los primeros focos causantes de la independencia de Canadá.

California

California, después de la cesión del territorio por parte de México, recibió, en la fiebre del oro, algo así como 100.000 colonos en poco más de un par de años, lo que empezó a plantear la necesidad de marcar distancias y organizarse…vamos, de meter frontera. Entonces el gobierno de Estados Unidos propuso establecer dicha frontera a través de Sierra Nevada, pero los californianos, ya muy suyos, dijeron que no, que ellos querían poseer las dos vertientes de la sierra (como no, conocida por su oro).

El gobierno, viendo el potencial económico y humano que había adquirido la región de California y su influencia en la parte occidental de las Rocosas, llegó a temer porque se pudiera perder todo ante un nuevo país (“República de California”), por lo que decidieron aceptar y trazar una línea recta al este de Sierra Nevada, sobre el territorio de Utah. Eso sí, las fronteras Nororiental y Norte siguiendo el típico meridiano (120W) y paralelo (42N)

Oklahoma

La curiosidad sobre Oklahoma la encontramos en su lado más occidental, el llamado “Oklahoma Panhandle” o lo que viene siendo, el “mango de la sartén de Oklahoma”.


Este territorio ha ido yendo de mano en mano, pues en el 1790 pertenecía a la Colonia de Luisiana española, de ahí pasó a la Colonia de Luisiana francesa, a los desorganizados territorios de Luisiana primero y Missouri después, a México tras las disputas del territorio con los Texanos, y al estado de Texas cuando estos lo recuperaron y formaron un estado.

En estas, en 1845, llega un momento curioso cuando se firmo el Compromiso de Missouri por el que se prohibía la esclavitud más allá de las coordenadas 36º 30’N y Texas renunció a su territorio entre dicha coordenada y el paralelo 37N, quedándose el “Panhandle” como “Neutral Strip” (más conocido como “No Man’s Land”) durante 40 años hasta que entra a formar parte del  territorio de Oklahoma y, finalmente, al conformarse éste como estado de Oklahoma, a los Estados Unidos. No está mal 9 “nacionalidades” en 100 años para marear a un territorio casi la mitad de grande que Cataluña.

Como curiosidad, la frontera occidental de Oklahoma con nuevo México que se encuentra en la Oklahoma Panhandle se sitúa en torno a 3km más al oriente de la de Texas, pero ambas oficialmente en el meridiano 103W. Mientras la de Texas se estableció en 1819 con métodos digamos… poco modernos, la de Oklahoma se hizo en el 1890, utilizando ya algo más de precisión, lo que llevo a descubrir que la frontera de Texas está situada más al Oeste de lo que debería.


Incluyendo estos ejemplos, todos los estados son un compendio de intereses, colonización, disputas y compra-venta de suelo, vamos, una subasta geográfica en toda regla.

Como reflexión, supongo que una definición tan arbitraria de las fronteras de un  territorio refuerza de alguna forma una identidad y el sentimiento patrio nacional común como el que podemos encontrar en Estados Unidos. Aunque en este caso sigue siendo curioso tratándose de un país de formación tan reciente, total hace 150-200 años desde que se unieron la mayor parte de los estados, y el poco tiempo que han tenido para cogerle tanto cariño a la tierra.

Eso sí, el respeto a estas “rectas geográficas” fronterizas es absoluto, y ya en la propia constitución de Estados Unidos se establece el “Full Faith and Credit Clause” por el que cualquier estado tiene que respetar obligatoriamente la entrada, los actos públicos de la administración, y los procedimientos judiciales de cualquier otro estado, aunque bajo supervisión legal del congreso.

En otro momento sería oportuno reflexionar desde la geopolítica sobre la otra gran cuadrícula fronteriza del planeta, África, por desgracia con motivaciones y casuística muy diferente a ésta.

Para el que quiera ver como se crearon los estados de Estados Unidos, ahí va un enlace

http://edudemic.com/wp-content/uploads/2012/07/changingusa.gif

2 comentarios:

GeografíaOperativa dijo...

Excelente post amigo Dani. Te animo a que lo traduzcas al inglés porque seguro que tiene mucho público por esas tierras.

Alejandro Sazatornil Luna dijo...

Uf, internacionalización del post son palabras mayores, pero gracias!!!

Publicar un comentario