23 abr. 2015

VIAJES DE CÓMIC

Con permiso de algunos superhéroes de la Marvel, el más rápido que su sombra Lucky Luke o ciertos superagentes de la organización de Técnicos de Investigación Aeroterráquea (TIA), me apetecía, porque creo que lo merecen y porque soy un gran admirador, escribir algo sobre dos de los cómics que más me han marcado a lo largo de mi vida. Se trata de las aventuras del intrépido Tintín y el par de locos galos Astérix y Obélix.

Seguro que casi todo el mundo se ha cruzado con ellos alguna vez, y para aquellos fans más acérrimos surge el inevitable debate de cuál era mejor. Personalmente, y aun siendo un gran admirador y seguidor de Tintín, soy más entusiasta de las aventuras galas. Pero dicho esto, y más allá de preferencias bibliográficas, el caso que nos ocupa es como siempre una cuestión de geografía, y por ello se pretende aplicar algo de esta ciencia a las aventuras de estos protagonistas, empezando, como no, por el inicio, por ver dónde vivía cada uno.

Astérix y Obélix, como todos los aficionados saben, viven en una pequeña aldea gala que resiste ahora y siempre al invasor romano. Según fuentes cartográficas añadidas en la primera viñeta de cada álbum, la aldea está en la región de Normandía, pero la localización exacta es algo imprecisa aún visto con la lupa de Uderzo. Si indagamos un poco, basándonos en el mapa de “Asterix la Vuelta a la Galia”,podemos situar la aldea en alguna zona de playa entre las ciudades francesas de Lannion y Morlaix, eso si, siempre rodeada de cuatro campamentos romanos.



Localización de la aldea gala

Nuestro segundo protagonista es mucho más fácil de localizar. Durante sus primeras aventuras vive en Bruselas, mientras que hacia el final ya se traslada a compartir piso (o en este caso castillo) a Moulinsart con el capitán Haddock, supuestamente situado en Valonia, Bélgica.

Una vez sabemos dónde viven nuestros protagonistas, mi interés para con este blog era ver por dónde han ido transcurriendo las aventuras de ambos e indagar cuáles de ellos habían dado más vueltas por el mundo o qué países habían visitado.

Antes de entrar en estas comparaciones, puntualizar que, por razones obvias, las posibilidades de viajar de Tintín son mayores que las de Astérix, y aunque este hecho al final no le coloca en una situación tan ventajosa en el número de lugares, sí es cierto que el reportero belga es quien ha viajado más lejos dentro del globo terráqueo (obviando sus paseos lunares). Cabría analizar hasta dónde se habrían acercado Astérix  y Obélix si la poción mágica en vez de una fuerza sobrehumana les diera el poder de volar, pero ya sería todo otro cuento.

Entonces, uno podría pensar que Tintín ha dado mucho más ruleo por el mundo que los galos, pero no es así. Desde su primera aventura por tierras africanas, en un Congo caricaturizado y sometido al “colonialismo fraternal” belga (Tintín en el Congo), hasta su viaje a San Theodoros (Tintín y los Picaros), el reportero acaba visitando 20 países. Por el otro lado, desde Astérix el Galo (aunque la primera aventura en la que visita el extranjero es Astérix y los Godos) hasta Astérix y los Pictos, los irreductibles galos visitan 17 países.

Países visitados por Astérix y Tintín

Como decíamos, los viajes de Astérix y Obélix se han limitado a zonas más próximas a la aldea (supongo que debido mayormente a los medios de transporte disponibles que por las ganas de llegar al banquete final), visitando gran parte de Europa (Gran Bretaña – desde Londres hasta Escocia-, España, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Noruega y la propia Francia al completo-) y en algún caso saliendo del continente, para ir a:

  • África
    • Túnez, a rescatar al novio de Falbalá (Astérix Legionario)
    • Egipto, a ayudar a un arquitecto desesperado (Astérix y Cleopatra)
  • América
    • Estados Unidos, cuando una tormenta les deja a la deriva mientras pescaban (La gran Travesía)
  • Asia
    • Israel, Palestina y Jordania a buscar aceite de roca (La Odisea de Astérix). En esta aventura primero se dirigen al histórico puerto de Tiro, y otros próximos en el Líbano, pero las tropas romanas les impiden desembarcar. Lo logran en algún punto de la costa próximo a Jerusalén, para ir avanzando hacia el interior, más allá del Mar Muerto, camino a Mesopotamia. Sin alcanzar dicha región, acaban encontrando petróleo antes, en algún punto de Jordania.

Ruta por mar de “La Odisea de Astérix” desde la aldea gala hasta el puerto de Tiro
    • India, a hacer llover para salvar a una princesa (Astérix en la India). Sin duda su viaje más lejano.
En el caso de Tintín, sus periplos transcontinentales le han llevado hasta
  • África
    • Congo, como reportero del Le Petit Vingtième (Tintín en el Congo)
    • Egipto, tras la pista de unos traficantes de opio (Los Cigarros del Faraón)
    • Marruecos, en su primera aventura junto al capitán Haddock (El Cangrejo de las Pinzas de Oro)
  • América
    • Estados Unidos, para combatir a las mafias de Al Capone (Tintín en América)
    • Brasil, dónde supuestamente se localizan los países ficticios de San Theodoros y Nuevo Rico (en dos ocasiones, La Oreja Rota y Tintín y los Pícaros)
Localización de los Arumbayas y San Theodoros y Nuevo Rico según el mapa de La Oreja Rota
    • República Dominicana, en busca del Unicornio (El Tesoro de Rackham el Rojo)
    • Perú, a rescatar al profesor Tornasol (binomio de Las Siete Bolas de Cristal y El Templo del Sol)
  • Asia
    • India y China, dónde continúa tras la pista de los traficantes de opio (Los Cigarros del Faraón y El Lotus Azul)
    • Arabia Saudí, dónde, como en el caso de Astérix, acude temas de petróleo, en este caso adulterado (Tintín en el País del Oro Negro). Difícil de saber si realmente es Arabia Saudi, pero se puede asumir como tal, o en todo caso uno próximo de similares características.
    • Nepal, a rescatar a su amigo Tchang (Tintín en el Tibet)
    • Indonesia, después de un secuestro aéreo (Vuelo 714 a Sidney).

Un dato curioso de Tintín es que nunca ha querido visitar ningún país del sur de Europa, pues de este continente conoce Francia (muy de pasada), Alemania, Rusia, Suiza, Islandia, Gran Bretaña y Rumania y Serbia (si, como se suele hacer, las asumimos como las Syldavia y Borduria del Cetro de Ottokar o El Asunto Tornasol).

Entre los países que ambos han coincidido, los dos han conocido a los indios norteamericanos, se han metido en una pirámide egipcia y han estado a cargo de elefantes de la India. Eso sí, Astérix, porque era de su época, conoció a Cleopatra.

Asimismo, ambos han realizado viajes algo más estrambóticos para decirlo de alguna forma.  Tintín y compañía fueron los primeros humanos en pisar la Luna (Aterrizaje en la Luna) y Astérix se va hasta la Atlántida para curar a su amigo Obélix (El mal trago de Obélix).

Ya sabiendo todo esto, debo decir que aun con todos estos rodeos, algunos de mis álbumes predilectos ocurren en territorios más próximos a las residencias de nuestros protagonistas, como son “La residencia de los dioses” en el caso de Astérix o “Las Joyas de la Castafiore” en el caso de Tintín.

Como punto y final, me permito incluir también algunas de mis viñetas favoritas, una para cada uno de los protagonistas:


La lección de anatomía del Dr. Tulp en Astérix y el Adivino

De ventana en ventana en Tintín en América







0 comentarios:

Publicar un comentario